Alicia Bedmar

Pérdida de energía vital y no consecución de objetivos

coaching

CERO PARÁSITOS

En muchos momentos de la vida vamos a encontrarnos con obstáculos que nos ofrecen resistencia a la hora de realizar esos cambios, que van surgiendo durante el camino hacia el objetivo que nos hemos marcado. Estos “obstáculos” o elementos que nos restan energía y que no nos permiten avanzar como queremos fueron denominados “Parásitos” por Thomas F.Leonard, quien desarrolló una herramienta de coaching denominada “Cero Parásitos” para ayudar a sus clientes a eliminar barreras.

¿De qué se trata?

Un parásito es una cosa que nos consume energía y que aún así toleramos. Algo que depende de nosotros y que podríamos suprimir. El parásito puede ser algo sencillo que nos consume poco, como el hecho de no cambiar una bombilla, o algo que nos consume mucho como relaciones complicadas con un colega pesimista y negativo. Para comprender este objetivo del cero parásito podemos utilizar la analogía de la manguera. Imaginaros un tubo de riego. Queréis regar el seto que se encuentra al fondo del jardín donde tenéis unas rosas. Resulta que vuestro tubo esta perforado. Aún más, cada día, nosotros y los demás, vamos haciendo nuevos agujeros en el tubo de riego a medida que se nos acumulan esas cosas que nos quitan la energía. El tubo acaba por tener fugas, y si no hacemos nada, cada día tiene más fugas. ¿Resultado? la presión disminuye cada vez más hasta tal punto que apenas llega agua para regar el seto dónde se encuentran las rosas.
En nuestra vida diaria, aceptamos esas fugas de agua, sufrimos esas pérdidas de energía. Por efecto acumulativo, este modo de funcionar acaba por provocarnos una pérdida de energía vital y apenas somos conscientes de ello. En estas situaciones, que las tenemos todos, nuestro objetivo en el coaching será alcanzar el estado de Cero Parásitos de forma que:

  1. No dejemos escapar nuestra energía vital.
  2. Dejemos de sufrir con situaciones que podríamos cambiar.
  3. No toleremos sin reaccionar, seamos proactivos.
  4. Pasar a un estado de tolerancia cero, cero molestia, cero interferencia.
  5. Dejemos ya de contaminarnos inútilmente.
  6. No permanezcamos pasivos frente a consumos de nuestra energía vital.
  7. Salgamos de los compromisos, de las explicaciones y de las justificaciones.

Los inconvenientes de no actuar

¿A qué nos arriesgamos si seguimos manteniendo los parásitos? Es decir, ¿cómo nos sentimos en este modo de funcionar?
Si seguimos en esta línea de tolerancia, permaneciendo pasivos, probablemente nuestro estado anímico va a ser de preocupación, irritación, de falta de ganas, de cansancio, etc., en definitiva, vamos a acabar con poca energía vital. Nos sentiremos agobiados, estresados, con poca motivación y sin entusiasmo.

Los beneficios del estado Cero Parásitos

¿Y si evitamos esos parásitos, esas situaciones o personas incómodas, que nos quitan tiempo, que nos comen energía vital?
Pues encontraremos beneficios inmediatos: nos sentiremos con la sensación de no perder tiempo, ni energía, nos sentiremos más actores de nuestra vida, seguramente progresaremos más rápido, puesto que tendremos más energía, motivación y voluntad. Tendremos más tiempo para dedicarlo a lo que queremos hacer. Mejoraremos nuestra calidad de vida, con relaciones personales más auténticas, conseguiremos rodearnos de gente que no nos molesta y nos encontraremos más positivos y más relajados, por lo tanto de mejor humor. Esto repercutirá en nuestro alrededor, porque la energía positiva se percibe fácilmente.

¿Te atreves a quitar el piloto automático de tu vida? Lidera tu cambio!

“La cuestión no es si somos felices o no, la cuestión es si tenemos la vida que deseamos” (Santi Millán, Frágiles)

Puede que también te interese...

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *